Los productos ecológicos, ¿son mejores?


Los productos ecológicos, ¿son mejores?

Con esta entrada inauguramos este blog. Para este primer artículo, me gustaría comentar acerca de un tema que está creando controversia en el mundo de la alimentación y la agricultura. ¿Son los productos ecológicos mejores que los convencionales?

En primer lugar debemos analizar que entendemos por productos ecológicos.

Un producto ecológico, es aquel que ha sido cultivado, elaborado o criado siguiendo un reglamento específico que permite su catalogación y etiquetado como tal. Los productos ecológicos en nuestro país deben cumplir lo establecido en los correspondientes reglamentos elaborados por las diferentes comunidades autónomas (cumpliendo lo establecido por el reglamento europeo), de tal manera que podemos identificarlos por su sello autonómico correspondiente y por el sello europeo de producción ecológica.

Son los órganos de dichas administraciones autonómicas los encargados de controlar y certificar dichos productos.

Debemos destacar que estos reglamentos establecen básicamente como requisitos a cumplir, la prohibición de utilizar fertilizantes químicos en los cultivos y la necesidad de incorporar buenas prácticas agronómicas y de bienestar animal en las explotaciones.

En algunos casos, podemos encontrar otro etiquetado procedente de entidades privadas que refrendan la naturaleza ecológica de dichos productos, algunos certificados privados son Ecocert/SHC, AB, Bio, etc.

España es el primer productor de productos ecológicos de la unión europea (más de 1,6 millones de Ha de cultivos y más de 5000 explotaciones ganaderas). Productos como cereales y olivar son los que cuentan con más Ha de cultivo y el vacuno de carne con más explotaciones.

Andalucía es la comunidad autónoma con más hectáreas de cultivo (800 mil), con más explotaciones ganaderas ecológicas (56 % del total) y con más actividades industriales ecológicas (24 % del total).

(Fuente: Ministerio de Medio Ambiente marm 2010)

Ahora vamos al grano, ¿son mejores los productos ecológicos que los convencionales?, ¿tienen mejor sabor?, ¿son más saludables?, ¿más respetuosos con el medio ambiente?.

Como todo en esta vida, hay opiniones para todos los gustos.

Si consultamos con los productores, comercializadores y consumidores de éstos productos, entre otras cosas destacan como ventajas:

-          Su sabor y otras características organolépticas.

-          Su mayor carácter saludable.

-          Su mayor respeto por el medio ambiente.

-          Su mayor respeto con el bienestar animal.

Si por el contrario consultamos a los detractores, que también los hay, éstos destacan:

-          Su mayor precio

-          Su menor productividad en comparación a la agricultura convencional.

-          Su menor seguridad alimentaria

-          Su prohibición de utilizar OMG.

A continuación veremos cada uno de éstos puntos, analizando argumentos de unos y otros, presuponiendo en ambos casos un cumplimiento escrupuloso de la legislación y reglamentación vigente.

Los productos ecológicos y el Sabor:

Uno de las ventajas que esgrimen los entusiastas de los productos ecológicos son sus mejores cualidades organolépticas, en relación a los productos convencionales. Incluso hay algunos estudios que aseguran que el uso de fertilizantes químicos produce una mayor generación de agua en frutas y verduras y por tanto un efecto dilución del sabor.

Los detractores de estos productos, argumentan que los estudios realizados al respecto no han arrojado datos concluyentes acerca de ésta supuesta ventaja.

En mi opinión, a falta de estudios concluyentes, las características organolépticas tienen más que ver con el grado de madurez de recolección y consumo del producto en cuestión, la variedad o raza elegida y los elementos de conservación utilizados, que del método de producción, ya sea convencional, integrada o ecológica.

En el caso de productos elaborados, la ausencia de aditivos químicos puede ser una ventaja organoléptica para los productos que no los lleven. Es el caso típico de algunas conservas como las alcachofas en las cuales es común la utilización de correctores de acidez que confieren ese característico sabor que anula completamente a la verdura.

Otros productos como conservantes y colorantes no influirían en el sabor de los productos, aunque si en el aspecto.

En cualquier caso, en la búsqueda del sabor auténtico y natural deberíamos indagar en productos de cercanía, productos estacionales y de variedades/razas tradicionales muchas veces abandonadas por su menor productividad, peor aspecto, calibre, etc, pero, muchas veces más sabrosas.

Los productos ecológicos y la Salud (Seguridad Alimentaria)

Otra de las ventajas que, según los defensores de los productos ecológicos tienen frente a los convencionales, es que son más saludables.

En este caso, la ausencia de restos de productos químicos, ya sean fertilizantes, insecticidas, antibióticos, etc en dichos productos les confiere una ventaja desde el punto de vista de la salud. No debemos olvidar que los reglamentos de producción ecológica restringen la utilización de productos químicos de síntesis en la fertilización y en el combate contra plagas y la utilización de antibióticos y hormonas en la crianza del ganado de carne y leche. En relación a los productos elaborados, también se restringe el uso de aditivos químicos.

En respuesta, los detractores de los productos ecológicos, argumentan que, aunque no se utilicen productos químicos de síntesis, están permitidos otros productos que, aún siendo “naturales”, pueden ser perjudiciales para la salud y el medio ambiente. Por otro lado, la utilización de fertilización orgánica en los cultivos, puede acarrear riesgo de contaminación de los mismos por bacteria tipo E. coli.

En mi opinión, los productos ecológicos son igual de seguros que los convencionales, puesto que pasan los mismos controles. Respecto a su afección sobre la salud, la prohibición de utilización de pesticidas y otros productos químicos de síntesis en los productos ecológicos evitan el efecto acumulativo de estos productos en los consumidores.

Para los productos convencionales existen límites máximos de residuos y plazos de seguridad para evitar que llegue al consumidor productos perjudiciales para su salud, en cualquier caso una correcta manipulación y lavado de los productos antes de su consumo puede ser una práctica recomendable en cualquier caso.

¿Son más saludables entonces los productos ecológicos?, pues sí porque no nos aportan restos de pesticidas, insecticidas, antibióticos, etc en su consumo. ¿Eso significa que los productos convencionales nos envenenan?, pues no, ya que los productos químicos utilizados tienen definidos límites seguros y plazos de seguridad.

¿Son más seguros los productos convencionales?, pues no, tanto convencionales como ecológicos pasan igual número de controles de seguridad alimentaria.

Los productos ecológicos y los OMG

En producción ecológica los OMG (Organismos modificados genéticamente, comúnmente conocidos como transgénicos) están prohibidos. Tanto la utilización de variedades transgénicas en cultivos, como la alimentación de animales con piensos compuestos de productos transgénicos.

Los defensores de los productos ecológicos argumentan en contra de los transgénicos alertando de sus posibles afecciones a la salud de los consumidores y al medio ambiente, su afección sobre la biodiversidad del entorno en el cuál se cultivan y su dependencia de productos químicos digamos “asociados” a su cultivo y mantenimiento.

Por el contrario, los defensores de los transgénicos (recordemos que España es líder en hectáreas cultivadas de estos productos), argumentan que los controles sobre el “diseño” y producción de estos productos son tan exhaustivos que los hacen mucho más seguros que los cultivos convencionales o ecológicos, que son la solución a las hambrunas y el futuro de la agricultura por su adaptación y resistencia, etc.

En mi opinión, hasta que no haya estudios concluyentes, (es complicado encontrar estudios serios e independientes sobre temas que arrastran tanta controversia y en los que hay grandes intereses económicos), acerca de la posible afección de los OMG sobre la salud y el medio ambiente, el criterio que las administraciones deberían seguir sobre este tema, es el de precaución. Por otro lado, el control sobre la investigación y desarrollo de estos productos, por parte de ciertas multinacionales, me hace ser más prudente aún.

Esto no quiere decir que esté en contra de la investigación en el área agronómica y alimentaria de unos productos ya extendidos en otros ámbitos. No obstante desde el punto de vista de la sostenibilidad, el uso de transgénicos en la industria agroalimentaria, arroja aún dudas razonables, más aún cuando hay mucho margen de mejora en innovación agropecuaria en otros campos como mecanización, formación, nuevas técnicas de cultivo, etc.

Los productos ecológicos y el precio

Uno de las principales críticas de sus detractores, los productos ecológicos son elitistas y sus precios los ponen fuera del alcance de mucha gente, esto está provocado por sus mayores costes de producción (menor productividad) y por su escasa demanda lo cual encarece los precios.

Por el contrario los defensores de estos productos argumentan diciendo que las economías de escala dominan el mercado agroalimentario y que con mayores demandas los precios bajarían.

En mi opinión, los precios son causados por varios factores, el primero por la propia concepción del cultivo ecológico y sus características, la no utilización de fertilizantes sintéticos, plaguicidas, etc genera más labores que encarecen el cultivo, otras prácticas como la rotación de cultivos pueden hacerlo asimismo, en segundo lugar la coexistencia de explotaciones agrícolas ecológicas y convencionales dificulta y encarece el combate de las plagas por parte de las ecológicas. Por último, la todavía escasa demanda de estos productos en comparación con los convencionales encarece los precios de la distribución y por tanto los de venta al público.

Los productos ecológicos y su impacto ambiental

Los detractores argumentan que debido a su menor productividad el terreno cultivado debe ser mayor y que, escudándose en su condición de ecológicos, los productos son transportados de uno a otro lugar del planeta para satisfacer determinadas demandas, sin tener en cuenta el impacto del transporte.

En cuanto a los defensores, aducen que los métodos de cultivo favorecen la biodiversidad, minimizan el consumo de insumos y evitan la contaminación del suelo y los acuíferos provocada por los productos químicos utilizados por la agricultura convencional.

En mi opinión, el análisis del impacto ambiental de un producto debe ser un proceso global que analice todo el ciclo de vida de ese producto. Por ejemplo, si hablamos del impacto de un producto cárnico debemos tener en cuenta los cultivos utilizados para la elaboración de los piensos de los que se alimenta la res, el proceso de fabricación de esos piensos, la crianza del animal, el sacrificio, la preparación y envasado del producto, su transporte hasta el lugar de consumo y los residuos que se generen posteriormente al consumo. Incluso aspectos indirectos como la elección de la raza, las acciones de marketing del producto/empresa, etc deberían ser analizadas.

De tal manera, si analizamos el impacto global de un producto ecológico y lo comparamos con uno convencional, veremos que, estrictamente en el proceso de cultivo (si hablamos de un producto agrícola), el ecológico podría tener un mejor balance desde el punto de vista de su impacto ambiental, puesto que, en igualdad de condiciones no utilizamos productos químicos de síntesis con grave afección sobre el medio, realizamos buenas prácticas como la rotación de cultivos, etc. No obstante deberíamos analizar el resto del ciclo y analizar el proceso de recolección, almacenaje, envasado (si procede), distribución y venta del producto.

Por último, debemos tener en cuenta el tercer factor de la sostenibilidad que es el factor socioeconómico, deberíamos tener en cuenta cuestiones como la responsabilidad social del elaborador, las características del proyecto, su capacidad para fijar población en zonas rurales, etc.

Conclusión

En definitiva podemos concluir que, los productos ecológicos no son mejores, desde el punto de vista de la sostenibilidad, por el simple hecho de tener un certificado que así lo avale. Además debemos tener en cuenta otros factores como estacionalidad, cercanía y características socioeconómicas.

Podemos decir asimismo, que la reglamentación de la producción ecológica europea no incorpora aspectos importantes acerca de la sostenibilidad de dichos productos, no obstante, aunque imperfecta, no invalida los principios de la agroecología plenamente vigentes y necesarios para nuestro futuro.

EsDeRaiz

5 Comments

  1. Estoy bastante de acuerdo con lo que dices en general, pero me gustaría que profundizaras un poco más con el tema de los transgenicos.

  2. Esther, en breve subiré una entrada específica sobre transgénicos.
    Saludos

  3. Buenos días,

    He leído los dos artículos y la verdad que son muy interesantes, sobre todo para la gente como yo, que no estamos muy puestas en estos temas, y que por diversas causas estamos intentando mejorar nuestra alimentación.

    En mi caso hace unos meses me dijeron que probablemente sea celiaca, he leído bastante sobre el tema y a la larga lista de problemas que normalmente tienen que solucionar los celiacos en relación con su alimentación, se añade el de los alimentos que contienen ingredientes modificados genéticamente.

    La importancia para la salud de los celiacos de consumir productos ecológicos es evidente, ya que aseguran mediante certificado la ausencia de productos químicos de síntesis.

    Como he leído que próximamente hablaras de los transgénicos, podrías añadir algo relacionado con los productos ecológicos para celiacos?

    Un saludo.

  4. Buenas Itziar, no te preocupes, hablaremos en próximas entradas de trastornos que afectan a mucha gente, como es el caso de intolerancias alimenticias, celiacos y diabéticos.
    Para tu tranquilidad comentarte que cada vez hay una gama más amplia de productos aptos para gente con intolerancia al gluten. Incluso turrón!!
    Saludos y gracias por el comentario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


cinco − = 4

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>