Trigo transgénico sin gluten; solución o estrategia


Hacía tiempo que tenía en mente escribir una entrada sobre intolerancias alimentarias y su creciente incidencia en nuestra sociedad y, particularmente, sobre el gluten y los celiacos.

El visionado del siguiente vídeo emitido recientemente en el programa de La 2 de TVE “Agrosfera”, me ha proporcionado la excusa perfecta.

En este video se presenta el trabajo de investigación que lidera el Dr Francisco Barro Losada en el Instituto de Agricultura Sostenible del CSIC (Centro Superior de Investigaciones Científicas). Esta investigación tiene como objetivo la obtención de variedades de trigo con muy baja toxicidad para el colectivo celiaco.

En España hay más de 500 mil celiacos, aunque sólo una pequeña parte de ellos se encuentra diagnosticada. La celiaquía es una intolerancia que se caracteriza por una reacción inflamatoria, de base inmune, en la mucosa del intestino delgado que dificulta la absorción de macro y micronutrientes, lo que obliga a este colectivo a llevar una dieta sin gluten (compuesto de proteínas y presente en los cereales como cebada, centeno, trigo y avena).

Los síntomas más frecuentes son, entre otros, pérdida de peso, pérdida de apetito, fatiga, náuseas, vómitos, diarrea, distensión abdominal, dolores abdominales, anemia por déficit de hierro resistente a tratamiento, etc. Sin embargo, habitualmente, los síntomas pueden ser atípicos o estar ausentes, dificultando el diagnóstico.

La intolerancia se genera específicamente contra las prolaminas (entre otras la gliadina), proteínas que componen gluten. La exposición a la gliadina (u otras prolaminas como la secalina del centeno) provoca en los celiacos una reacción inflamatoria que atrofia las vellosidades del intestino e impide su función normal.

Concretamente en este estudio del CSIC, el objetivo es eliminar esta gliadina del trigo, “silenciar” su expresión a través de la inclusión en células de trigo convencional de determinados genes que la inhiben. Al parecer la complejidad genética del trigo harinero que puede tener entre 40 o 50 genes diferentes de gliadina, invalida procedimientos clásicos de hibridación o cruzamiento, siendo sólo efectivas las técnicas de biotecnología transgénica.

Hasta aquí todo perfecto, la investigación biotecnológica al servicio de la humanidad y de los colectivos con problemas alimentarios. No obstante, existen fuentes de información que alertan de que esta investigación quizá nos sea la panacea que aparenta.

Ya he comentado en este blog mi postura sobre los transgénicos, para mi, al margen de posibles impactos ambientales más o menos demostrados y rebatidos, el impacto más importante es el socioeconómico. En cualquier caso y, sin renunciar a la investigación biotecnológica, deberíamos tener en cuenta otras investigaciones.

Existen estudios que investigan acerca de la inocuidad del gluten de ciertas variedades de trigos tradicionales que fueron apartados de la industria agoalimentaria por motivos de productividad básicamente. Es el caso del triticum monococcum o trigo Escaña, variedad primitiva de trigo utilizada en Europa y que, al parecer, no afecta a los celiacos. Otros trigos    tradicionales presentan menores cantidades de gluten que los utilizados por la industria de la repostería y la panificación.

Grano de espelta

Por otro lado existe la posibilidad de utilizar el trigo sarraceno, que aunque realmente no es un cereal (no es una gramínea) es una buena fuente de proteína vegetal de alto valor y puede ser utilizado como producto sustitutivo en las dietas para celiacos.

Por último, otros cereales cuyo gluten es inocuo para los celiacos, como el maíz, el sorgo o  el arroz e incluso leguminosas como los garbanzos, pueden ser alternativas a la hora de elaborar harinas aptas para este colectivo.

En fin, como siempre diferentes maneras de afrontar un problema y darle solución.

En cualquier caso, no es descabellado pensar que el auge de intolerancias alimentarias que sufrimos hoy en día, pueda ser provocado en parte por determinadas prácticas de la industria agroalimentaria.

En el caso del pan, podemos hacer mención al sistema de amasado Chorleywood, que consiste en una amasado muy intensivo, añadiendo grasas y ácido ascórbico a la masa para conseguir fermentaciones rápidas. El pan fabricado con este método es blanco, con corteza fina, de gran volumen y de corta vida (no os suena?…). Para la elaboración con este método se utilizan harinas de alto contenido proteínico.

Por otro lado, en la alimentación actual donde abundan los preparados, precocinados y alimentos más o menos industriales, la presencia del gluten es habitual formando parte de  aditivos alimentarios como proteínas vegetales, fécula, almidón, etc. Lo podemos encontrar en múltiples alimentos  como el jamón york, las salchichas, los lácteos, patés, aperitivos, etc.

Esto convierte en una odisea la configuración de la cesta de la compra para los celiacos. Por no hablar del sobre coste que tienen los productos libres de gluten (estimado en 1500 € al año)

La vigente legislación (en vigor desde principios de año) en cuanto al etiquetado de productos de alimentación, es clara al respecto. En concreto, los productos alimenticios destinados a las personas con intolerancia al gluten deben contener menos de 100 mg por kg de gluten (etiquetados como “contenido muy bajo en gluten”) o menos de 20 mg de gluten por kg (para poder ser denominado “libre de gluten”).

Lógicamente las grandes cadenas de distribución se han dado cuenta de la importancia de estos consumidores y aplicando la legislación de etiquetado, ya incluyen líneas de productos sin gluten, para atraer sus compras.

En definitiva, ¿la aparición de los trigos transgénicos aptos para celiacos es la solución al problema de este colectivo o una estrategia de la industria biotecnológica para mejorar la percepción de la sociedad acerca de estos productos y facilitar su implantación?.

Y vosotros ¿qué pensáis?…

EsDeRaíz

Más información sobre el gluten y los transgénicos en los siguientes blogs:

la flor del calabacíngominolas de petróleo, scientia y la cocina de pikerita

5 Comments

  1. Buenas tardes,
    respecto a tu post, en mi opinión no creo que la aparición de los trigos transgénicos sea la solución al problema que tenemos los celiacos, si igual era mas fácil el ir a cualquier sitio y poder comer cualquier cosa y si igual también sería mas barato, pero y si eso conlleva a que tenga un daño mayor en mi organismo?
    En mis caso me han diagnosticado solo hace unos meses, la verdad que en un primer momento estaba dispuesta a saltarme a la torera el comer gluten,iba a seguir comiendo lo mismo que comía, aunque tuviera que soportar los dolores de tripa que tenia, por suerte… recapacite! aunque he de reconocer que de vez en cuando me salto al dieta y como un trocito de pan…
    Poco a poco y la verdad con mucha ayuda de familiares y amigos, he conseguido tener los mismos alimentos que tiene una persona que no es alérgica al gluten salvo una excepción no he encontrado un pan que sea equivalente en sabor y calidad al de trigo, pero consiste en seguir experimentando y creo que es así como hay que hacerlo.
    Es cierto que los celiacos tenemos un porcentaje de alergia al gluten unos mas y otros menos, pero aun no existe un análisis que diga si podemos comer 300gr de gluten al día o 30gr, mientras tanto lo mejor es probar con alimentos libres de gluten con la misma calidad, como la comentada harina de garbanzos con la cual mi madre me hizo un bizcocho y la verdad no sube tanto como uno normal pero de sabor y textura es totalmente igual, incluso diría que puede que hasta mejor y como ese seguro que hay muchos ejemplos.
    Un saludo y gracias por acordarte de los celiacos!

    • Hola Itziar, lo importante es que el consumidor tenga información veraz. Actualmente no hay datos concluyentes que digan que comer transgénicos perjudica la salud, no obstante el consumidor debería exigir saber si los alimentos que consume tienen o no transgénicos y, actualmente, muchos productos no están obligados a indicarlo.
      Bajo mi punto de vista sería muy interesante que se siguiera experimentando con variedades tradicionales de cereales para ver si su afección sobre los celiacos es menor o inexistente. En mi opinión sería más interesante esta opción que la de los transgénicos.
      Saludos

  2. Itziar es razonable lo que comentas no se sabe si los trigos transgénicos que dicen no tener el compuesto dañino para los celiacos va a resultar favorable para nuestra salud, mi opinión es que el daño es el trigo en general así como los demás transgénicos porque se ha alterado el ADN del “alimento” cambiaron la cantidad de cromosomas naturales en cada especie y al ingerirlos nuestro organismo no los reconoce y empieza la respuesta inmunitaria. Pedro, indicas que no hay datos concluyentes sobre el daño que causan los transgénicos en la salud, eso lo piensas tú porque no haz observado a tu organismo o simplemente no presentas síntomas, mi familia y Yo si lo hemos comprobado y nos cuidamos de no consumirlos, eso ha logrado que volvamos a mantener buena salud.
    Les alcanzo mi reciente Blog : celiacosytransgenicos.blogspot.com

    • Buenas Carmen, aquí en España el único transgénico autorizado es el maíz Mon810, no obstante es obvio que la mayoría de los animales destinados a carne de consumo humano se alimentan con maíz y soja transgénica.
      No he encontrado estudios concluyentes que indiquen que comer transgénicos sea perjudicial para la salud, no olvidemos que en USA se viene consumiendo desde hace bastantes años. No obstante creo que debería seguir investigándose al respecto.
      Respecto al trigo, hay numerosos estudios de validación de variedades de trigo transgénico. En Argentina, Australia, China, etc, pero creo que, actualmente, no se comercializa ninguna variedad transgénica después de que Monsanto intentara introducirlo en Canadá en 2002.
      Saludos

    • tiene gracia que digas eso precisamente el trigo que hay ahora respecto a “cromosomas naturales” es el peor ejemplo que puedes dar ya que prácticamente es una planta mutante echa por el hombre durante miles de años….

Trackbacks/Pingbacks

  1. Celíacos y transgénicos: Un negocio de la industria de alimentos « Creer para Crear - [...] Un interesante artículo del blog Es de Raíz, da cuenta de que la celiaquía es una intolerancia que se ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


seis × 7 =

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>